Carpintería de ribera

El oficio de carpintero de ribera se despliega en A Guarda con la llegada de los maestros carpinteros portugueses que a principios de la década de los años 30 del siglo XX arribaron a O Pasaxe para la construcción del barco Constantino Candeira. Una nave de madera de 400 toneladas con tres palos a vela, que dio origen a la flota de los aserraderos de Candeira de Camposancos y sirvió de enseñanza para muchos jóvenes que cambiaron la carpintería de obra por la de barcos.

Previa a la fabricación de este barco maderero, la construcción de las gamelas y los botes de la pesca artesanal se realizaban en las bodegas de algunas casas como la del Minxos, situada en las cercanías de la lonja, o salían ya de las manos perfeccionistas de maestros ebanistas como Manuel González.
Algunos de estos aprendices evolucionaron en el oficio, convirtiéndose en verdaderos artistas autodidactas. Así, surgieron los primeros astilleros de armado y reparación de barcos de madera, la vela y luego a vapor.

La gamela guardesa, símbolo de la pesca local, recibió los beneficios de estos artesanos que fueron mejorando su estructura y navegabilidad. Los carpinteros de ribera de A Guarda fueron quien de introducir y perfeccionar piezas que permitieron evolucionar la embarcación, así como la versatilidad y fortaleza de su tradicional vela latina.  Esto último, de la mano de otros especialistas en el arte de hacer las velas que eran rematadas por las mujeres costureras locales como la tía María “A Coxa”.

El relevo de los barcos de madera por los de fibra, más fáciles de adquirir económicamente y de reparar, provocó una quiebra en la demanda del oficio que comenzó a desvanecerse a finales de siglo pasado. En la actualidad, pocas personas quedan con los conocimientos suficientes para revivir la carpintería de ribera. En su mayoría, están ya jubilados o sin vínculo con los astilleros.

El peligro de desaparición del oficio es una amenaza si no existe un relevo generacional en el último astillero de carpintería de ribera “El Pasaje”.

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *